- Advertisement -

- Advertisement -

ESTAS SON LAS EVIDENCIAS DE QUE LOS NÚMEROS NOS ACOMPAÑAN AL MENOS 35.000 AÑOS

1.478

Los números han aparecido e ido evolucionando a lo largo de la historia básicamente por la necesidad de lograr un orden de las cosas. Sin los números, y sin los cálculos que podemos hacer con ellos, no podríamos haber desarrollado las construcciones, medido el tiempo, calculado espacios. Los números han servido para desarrollar básicamente todo. En cualquier aspecto de vida, a donde quiera que veamos, necesitamos de la herramienta de los números.

Su origen

El padre de las matemáticas es Pitágoras. Él contribuyó grandemente en lo que hoy en día conocemos en materia de números. Este filósofo matemático aportó en sus 94 años (569-475 a.e.c.) a campos tan diversos como las matemáticas, la música e, incluso, en la astronomía. Sin embargo, los números tuvieron sus inicios mucho, muchísimo, antes.

En la década de los 60 y 70 del siglo pasado se encontraron huesos de animales en los cuales estaban tallados lo que con pocas dudas parecen ser marcas de conteo. Se tratan de los huesos de Ishango y de Lebombo, ambos peronés de babuino. Lo impresionante de estos hallazgos es que tienen una antigüedad de 20.000 y 35.000 años. Para ponernos en perspectiva, recordemos que la historia la última edad de hielo terminó aproximadamente hace 12.000 años y la agricultura no se empezó a practicar hace unos 10.000 años, llegando a culturas tan antiguas como la egipcia hasta apenas unos 7.000 años.

Imagen del hueso de Ishango expuesto en el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales.

En una etapa tan antigua de la humanidad, la curiosidad y el ingenio humano le hizo usar los números. Para hace unos 5 mil años, una de las grandes culturas de la antigüedad, la egipcia, disponía del primer sistema de numeración de base 10, que es la misma que usamos nosotros. Este sistema numérico se cree que toma como referencia el hecho de que tengamos diez dedos en las manos y que los hayamos usado probablemente desde siempre para contar. En este sistema se usan los números del 1 al 9 se las operaciones se hacen tal y como las conoces. Es el más intuitivo. Les permitió a los egipcios contar hasta millones e inclusive usar fracciones.

Sistema de numeración egipcio de base 10.

Mil años más tarde que los egipcios, la cultura babilónica desarrolló el primer sistema de valor posicional. Es decir que, tomando la base 10 egipcia como referencia, descompusieron los números para saber qué posición tiene cada dígito por separado, llegando conceptos que ahora conocemos como decenas, centenas o millares. En la actualidad sería algo así como decir que 458 es 4*102 + 5*101 + 8*100, donde se lee que hay 4 centenas, 5 decenas y 8 unidades. Algo importante para resaltar de los babilónicos es que a pesar de usar la base 10, usaron también el sistema de base 60. El hecho de que ahora midamos los minutos de una hora en 60 y los grados de una circunferencia en 360 es vestigio de lo aportado de aquella cultura.

Otra cultura que no podía haber dejado de hacer avances en materia de números debido a su transcendencia histórica es la romana. El problema con los números romanos es que las operaciones con sus números son sumamente engorroso y no podían ser ejecutadas más que por un número reducido de especialistas. Ahora los usamos mayormente para enumerar los siglos.

Algunos sistemas de numeración de antiguas culturas.

Los números son algo tan intuitivo para el humano que, como vemos en la imagen anterior, cada cultura antigua los desarrolló por su cuenta, algunas aisladas completamente de las otras. Los números que usamos actualmente y que conocemos como arábicos, en realidad podrían ser de origen hindú, de quienes sí se tiene la certeza que hayan descubierto el cero. El encargado de popularizar este sistema en occidente fue el italiano Fibonacci en 1202. Doscientos años más tarde, tras la invención de la imprenta, su uso estaba prácticamente generalizado. Cuatro décadas más tarde, en 1492, llegó a América. Y en 1700 logró reemplazar a la numeración cirílica que se usaba hasta entonces en Rusia. Lo que funciona, perdura.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.