- Advertisement -

- Advertisement -

¿QUIÉN TENÍA RAZÓN? ¿DARWIN O MENDEL?

1.091

En las primeras décadas del siglo XX, había mucha controversia en torno a la teoría de la evolución de Darwin. Tras la aparición de las leyes de Mendel, muchos creían que ambas teorías no podían ser ciertas a la vez. Muchos biólogos estaban de acuerdo con la teoría de Mendel, pero decían que no veían ningún indicio de transmisión de genes de modo selectivo, como era necesario para la teoría de Darwin.

El bando que no estaba de acuerdo con la interpretación mendeliana de la herencia genética se conoció como los biometristas. Ellos respaldaban la teoría de Darwin, pero no la de Mendel. No veían posible que existan genes que desaparezcan en una generación y vuelvan a aparecer de modo fiel en generaciones subsiguientes.

Estas riñas entre dos bandos de científicos se vio disminuida después de los experimentos de Thomas Hunt Morgan con las moscas de la fruta. En donde se podía ver cómo actúa la selección natural dando origen a una nueva población. Esto condujo a que los científicos empiecen a considerar por fin unir las teorías de Mendel y Darwin.

La polilla moteada

Antes de la revolución industrial en Inglaterra, existían unas polillas de color blanco con algunas manchas. Este tono le permitía camuflarse para no ser presa fácil, pero la contaminación de las industrias creó la presencia de moho de color negro que se impregnaba en los árboles donde vivía la popilla blanca. El color blanco ya no le servía de camuflaje, sino todo lo contrario: resultaba presa fácil para sus depredadores.

A principios del siglo XIX nació una variante de esta polilla. Nacieron polillas negras que, en ese momento, eran sólo del 0.01% de la población. Pero fueron aumentando exponencialmente en sus siguientes generaciones llegando a un 95% en 1895. El gen que produce el pigmento de la melanina había sido transferido y el nuevo alelo (variación de un mismo gen) resultó en una ventaja adaptativa.

POLILLA MOTEADA
Polilla moteada

Especiación

Se sabe que cuando una misma especie toma caminos completamente distintos, sin contacto alguno entre un grupo y otro, cada uno se adapta a su ambiente. Los genes se modifican de acuerdo a lo necesario que haya requerido su adaptación. Al volverse a juntar ambos grupos muy a menudo sus cambios han sido tan marcados que no pueden volver a aparearse, lo que quiere decir que el cambio genético ha llevado a la creación de dos especies distintas.

Todos estos detalles observados dieron bases para decir que las teorías de Mendel y Darwin son compatibles. Las especies transfieren sus características aproximadamente según las leyes de Mendel, pero también aparecen nuevas variantes en los genotipos, que conocemos como mutaciones, que permiten una ventaja para la supervivencia. Una vez que estos rasgos aparecen en el genotipo de una especie, se distribuye siguiendo las leyes de la herencia. Así que a la pregunta “quién tenía razón”, la respuesta es que ambos.

 

si deseas conocer más de genética haz click aquí

1 comentario
  1. Ivette Elias dice

    Buena nota!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.