- Advertisement -

- Advertisement -

SOMOS POLVO DE ESTRELLAS

947
Editora: Ivette Elias

“Todos los elementos a nuestro alrededor, incluidos los que integran nuestros cuerpos, son producto de las estrellas. Estamos hechos realmente de polvo de estrellas”.

Los colores de las estrellas indican su temperatura como ya se ha mencionado en anteriores artículos. Las estrellas azules son calientes y las rojas son frías además y hay una relación con el brillo. Las azules son más brillantes que las rojas. Los astrónomos que detectaron esta relación entre brillo y color fueron Hertzsprung y Russell en los años 1905 y 1913 respectivamente. Por ellos tenemos el diagrama de HR (por sus nombres). Este diagrama relaciona la luminosidad con sus colores de las estrellas.

DIAGRAMA HR

En este diagrama mediante una barra diagonal se muestra los colores y brillos de las estrellas incluida el Sol. Empieza por las brillantes azules y van hacia las frías rojas. Esta línea en la que son mostradas se conoce como secuencia principal. El diagrama muestra también distintos tipos de estrellas como las gigantes rojas, las enanas blancas y las cefeidas (con diferentes colores).

El observar los colores y brillos de las estrellas los llevo a pensar que hay un patrón que indica su evolución. Pero era necesario avanzar con el conocimiento de las estrellas para sustentar las hipótesis.

Diagrama HR

Fusión de estrellas

Las estrellas, incluido nuestro Sol arden en fusión nuclear. En esta fusión ocurre la aparición de nucleos ligeros que luego forman otros pesados. Se puede decir que todo lo que vemos alrededor puede crearse de polvo de estrellas.

Para que ocurra la fusión se requiere enormes temperaturas. Cada elemento surgido de ahí necesita una temperatura adecuada para su existencia. Por ejemplo, la más sencilla necesita temperaturas de 800 millones de grados Kelvin para que haya reacción.

El calor producto de la fusión que ocurre al interior de las estrellas puede ser transportado de dos formas: como radiación igual que el Sol o como movimientos de convección fluida (como el agua hirviendo)

¿Se puede apagar la fusión de nuestro Sol?

Pues sí. Pero los estudios indican que tiene una energía constante no hay una disminución por lo cual debamos preocuparnos. Y aun así se apague hoy mismo tardaríamos un millón de años en notarlo.

Los astrónomos han descubierto que el tiempo de vida de las estrellas está determinadas por el nivel de fusión que ocurre en ellas. También notaron que las estrellas más grandes poseen una fusión más calientes y densas agotando su potencia más rápido que las más pequeñas. El Sol, por ejemplo, tendría un tiempo de vida de 10 mil millones de años, una estrella 10 veces más grande y mucho más brillante durara 20 millones de años, una estrella 10 veces más pequeñas y más tenue durará alrededor de 1 billon de años. Proceso que obviamente aún no sé ve.

Quieres conocer más de astronomía haz click aquí

O prefieres la física click acá

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.