- Advertisement -

- Advertisement -

LOS AGUJEROS NEGROS

2.521
Editora Ivette Elias

 

¿Sabes cuánta velocidad se necesita para escapar de la atracción gravitatoria de la Tierra? Unos 11 Km/s. A esta velocidad, un cohete podría salir de la Tierra al espacio. En la Luna, al tener menor gravedad, la velocidad de escape es 2.4 km/s y para un cuerpo de mayor gravedad se necesitaría una velocidad mayor. Ahora, si encontramos un cuerpo celeste tan grande que la velocidad de escape necesaria sea igual o mayor a la velocidad de la luz, entonces la luz quedaría atrapada. A esto se le conoce como agujero negro. Un pozo muy profundo del cual, si nos acercamos lo suficiente, no podríamos salir jamás.

¿Qué pasaría si caes en un agujero negro?

Se ha descrito de manera cómica y escalofriante a la vez, el cómo sería que alguien cayera en un agujero negro. A este evento le llaman espaguetización; es decir, terminas como un espagueti o como una goma de mascar estirada. Esto es debido a que si metemos un pie en el agujero, la gravedad tiraría muchísimo más fuerte del pie que de la cabeza. Una situación que esperemos nunca nadie la tenga que sufrir.

El astrofísico Chandrasekhar, predijo que las estrellas con masa 1,4 veces mayores que el Sol están destinadas a ser agujeros negros al colapsar, pero gracias a la física cuántica se sabe que para que esto ocurra se requiere que la masa sea tres veces mayor que la del Sol.

¿Si los agujeros atrapan la luz, como sabemos que existen?

Pues hay dos modos: uno es observar que chupan o absorben todo lo que esta a su alrededor, y el otro es ver cuando un gas cae dentro brillando, brillando un instante, antes de desparecer. El agujero negro del centro de nuestra Vía Láctea tiene la masa de un millón de soles, y a pesar de eso aún nos falta expandir el conocimiento de estos objetos, no sabemos cómo se originó ni desde cuando está allí, sabemos que está y que su estudio nos ayuda a entender mejor el universo.

Un objeto interesante que desprende de los agujeros negros, es el agujero de gusano, que no es más que dos agujeros negros conectados entre si formando un tubo que une los agujeros. Quizá este agujero de gusano nos haga aparecer en un universo alterno en un universo totalmente distinto. Los teóricos han lanzado muchas hipótesis, que por el momento no se han podido corroborar. Estos conceptos han sido explotados por los cineastas en la ciencia ficción, llevándonos a posibilidades de viajeros del tiempo y del espacio. Esperemos que en nuestra generación se pueda resolver estos enigmas tan interesantes.

La existencia de agujeros negros podrían permitir recortar distancias entre dos partes lejanas del universo.

 

Quisieras conocer más de astronomía haz click aquí

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.