- Advertisement -

- Advertisement -

LA PARADOJA DE FERMI

3.467
Editor: Ze Carlos

¿Estamos solos en el universo?

Hay miles de millones de estrellas por galaxia y miles de millones de galaxias en el universo, así que hay billones de estrellas en el universo. De estas billones de estrellas, una enorme cantidad de ellas debe albergar planetas en condiciones ambientales óptimas para que la vida aparezca y evolucione hasta seres inteligentes como nosotros. Muchos científicos, incluido Carl Sagan, han especulado con la existencia de vida extraterrestre y la han considerado seriamente como el potencial mayor descubrimiento de toda la historia de la humanidad. El mismo Sagan fue promotor de la búsqueda de vida extraterrestre a través del Proyecto SETI, que es el acrónimo de Search for Extra-Terrestrial Intelligence (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre).

«Una inteligencia exterior que explorara el sistema solar con verdadera imparcialidad es probable que describiera el Sol en sus registros así: estrella X, clase espectral G0, 4 planetas más escombros.» Isaac Asimov, 1963

La ecuación de Drake

En 1961, Frank Drake trasladó las probabilidades de que hubiera vida extraterrestre a una ecuación para hacernos una idea del número de civilizaciones que podrían haber en la galaxia o en el universo. Se partía del número de estrellas por galaxia o galaxias en el universo y luego se les iba multiplicando por una sería de factores que disminuían progresivamente la cantidad, pero que aún así el resultado final era bastante grande. Algunos de estos factores eran, por ejemplo, la fracción de estrellas con sistemas planetarios, la fracción de estrellas que podrían tener una zona habitable para que los planetas que orbitaban en él pudieran albergar agua, la fracción de estos planetas en el que la vida aparece, la fracción de planetas en el una vez surgido vida, aparece la vida inteligente; la fracción de civilizaciones inteligentes capaces de haber desarrollado una tecnología permisible de que nos alcance, como las ondas de radio; y la fracción de tiempo que han dispuesto para mandar esas señales respecto a su existencia total. La cuestión es que dada la inmensidad del número de estrellas y galaxias en el universo, aún asumiendo fracciones muy pequeñas el número de civilizaciones es realmente enorme. En 1950, Enrico Fermi planteó su paradoja preguntando: “¿entonces dónde están?” ¿cómo es que no tenemos noticias de ellos?

Ecuación de Drake

Soluciones a la paradoja de Fermi

Las hipótesis de por qué no hemos contactado con vida extraterrestre son varias y muchas de ellas no son excluyentes entre sí. Podría ser el caso de que la vida haya evolucionado de distinta maneras en otros lados del universo, que no hayan sido capaces de haber llegado al nivel de inteligencia que tenemos en le Tierra. También está la posibilidad, muy plausible a mi parecer, de que las civilizaciones con vida inteligente es autodestructiva por naturaleza y bastante breve. Nuestra tecnología es relativamente nueva y con presionar unos cuantos botones podríamos destruir literalmente toda la civilización con armas nucleares. Imagínese de lo que serán capaces las armas que podríamos fabricar dentro de 200 o 500 años, ¿cuántas personas y con qué moral tendrán acceso a estas armas? No lo sabemos, pero el patrón que seguimos no es muy esperanzador.

«Nuestro planeta es un solitario grano en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esta vastedad, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos».
Carl Sagan, “Un punto azul pálido”.

 

Si quieres saber más de astronomía haz click aquí

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.